ESPAÑOL

Construyendo juntos el reino de Dios

Al iniciar este tiempo como su arzobispo, estoy muy agradecido por la cálida acogida que he recibido. En verdad estoy disfrutando mis recorridos por la arquidiócesis, conociendo a tantas personas y familiarizándome con nuestras parroquias y comunidades. Por favor sean pacientes conmigo mientras aprendo nuestra historia y tengan la bondad de seguir orando por mí para que siempre pueda estar abierto a las mociones e inspiraciones del Espíritu Santo, mientras trabajamos juntos en discernir, definir y cumplir la misión que nos encomienda Cristo, el Buen Pastor.

Mi plegaria de despedida: Que, en medio de las distracciones, nos concentremos en Jesús

Queridos amigos en Cristo:

Esta será mi última columna en Noroeste Católico. Durante casi nueve años, ha sido un privilegio para mí escribir una columna mensual como un medio personal para llegar a sus hogares y compartir pensamientos sobre la fe católica, la Iglesia y los problemas contemporáneos. Hacerlo, ha sido un privilegio, y espero que mis palabras hayan resonado en ustedes de cuando en cuando.