Buscar a Cristo como adulto joven no es para los débiles

Querida Kianna: ¿Cuál es tu opinión sobre ser un adulto joven en la sociedad de hoy en día? ¿Cómo podemos seguir firmes en la fe sin caer en las tentaciones?

– Un estudiante que está luchando por mantener su fe.

Querido estudiante: ¡Buscar a Cristo como adulto joven en la sociedad de hoy definitivamente no es para los débiles! Con tantas tentaciones, mensajes contradictorios y falsos placeres por todos lados, es a menudo difícil recorrer “el camino que lleva a la vida” (Mateo 7, 13)

Cuando yo comencé la Universidad, hace algunos años, me impresionó descubrir cuánta fuerza, gracia y oración se necesitaba para seguir firme en la fe sin entregarse a las tentaciones, ¡y no he sido perfecta para nada! El camino a la santidad y al crecimiento siempre implica algunos tumbos. A veces el camino estará bien pavimentado, pero otras veces será escabroso. La vida es una mezcla de ambos, y eso es lo que hace que nuestro peregrinar en la tierra sea tan sagrado y único.

Cada uno de nosotros enfrenta tentaciones dependiendo de nuestras personalidades y circunstancias. Como atleta universitaria, he luchado mucho con el perfeccionismo y la imagen corporal. Durante años creí que mi rendimiento deportivo definía cuánto yo valía, y por ello era mi cuerpo lo que contenía toda mi dignidad. Quedé atrapada en un círculo vicioso de vergüenza por mi cuerpo, siempre pensando que necesitaba verme de cierta manera para ser “lo suficientemente buena” como atleta, y aceptada como adulta joven. Me dejé engañar por todas las revistas y anuncios de redes sociales y dietas inútiles que conspiran para convencernos de que nuestro valor está definido por una cifra en la balanza.

Fue solo por medio de caídas y vueltas a levantarme con la gracia de Dios, que pude librarme de esas tentaciones. Lentamente fui viendo el todo — cuerpo, mente y alma — creado por Cristo para mayor gloria suya, y dándome cuenta de que mi verdadera dignidad venía de ser Su hija, y no de mi apariencia, o rendimiento deportivo o cualquier otra cosa.

Cualesquiera sean las tentaciones que estés enfrentando, mi mayor consejo es el mismo: Ora, ora, y ora más. Ruega a Dios por la gracia y la fuerza para ver más allá de los engaños de este mundo, sean éstos los estándares de belleza, el dinero, la fama, la atención, las drogas, el alcohol, el sexo o cualquier otra cosa. Ten presente que Cristo todo lo conquista. Aférrate a Él y confía en el poder del Sagrado Corazón, que sangra un amor misericordioso que fluye a nuestros corazones.

Y una cosa más — por favor no esperes ser perfecto. No pasa nada si te caes y cometes errores —¡para eso está el sacramento de la reconciliación! Ten presente que Cristo todo lo puede, no importa cuán herido o lleno de defectos estés, Él todo lo perfecciona. Invita al Señor a tu vida y pídele que te de Su fuerza, y Él no te va a decepcionar.

¡Que Dios te bendiga! ¡Estaré orando por ti!

Read the English version of this column.

Noroeste Católico – Enero/Febrero 2020

Kianna Garmanian

Kianna Garmanian is the youth minister at St. Elizabeth Ann Seton Parish in Bothell. Send your questions to editor@seattlearch.org.
__________

Kianna Garmanian es Ministra para Jóvenes en la Parroquia Santa Elizabeth Ann Seton de Bothell. Envíe sus preguntas a editor@seattlearch.org.