En momentos de sufrimiento, el amor de Dios nos fortalece

Cuando estaba en el noveno año de escuela, casi todos los sábados me encontraba en algún club para jóvenes de mi edad o en algún bar escuchando a la banda The Violet Burning. La banda gótica lucía ropa negra y se peinaba el cabello teñido en picos de formas trapezoides. Mis amigos y yo apenas bailábamos, más bien nos movíamos aletargadamente en el oscuro lugar, alumbrado solo con luz de ambiente color violeta.

Subscribe to this RSS feed