Orar sin cesar a través de los Salmos

Cuando San Pablo dice: “orar sin cesar”, pienso para mis adentros, “Es loable y bueno para ti, San Pablo, pero yo no soy más que una persona común y corriente”. Tengo “carpool” y Costco, y un calendario llenísimo. Y, además, a veces estoy demasiado enojada como para orar. Otras veces estoy demasiado sola para orar. Y otras, seamos sinceros, soy demasiado terca como para orar.

Hermana de la Providencia Virginia Miller

La Hermana Virginia Miller creció en Longview como la menor de tres hermanas. Inspirada por su hermana mayor, ingresó a la vida religiosa el 17 de julio de 1948. Cuando reflexiona acerca de las siete décadas como Hermana de la Providencia, se siente sobrecogida por la bondad de Dios para con ella. “Pertenezco a una comunidad religiosa de mujeres talentosas y amorosas, cuya misión es cuidar de los enfermos, los pobres y de los que sufren, y quienes están avocadas a aliviar las injusticias en el mundo de hoy”, expresa, “¿Qué más puede uno desear?"

Subscribe to this RSS feed