Alumnos y custodios

Cada primavera, cientos de alumnos de quinto y sexto grado de aproximadamente 30 escuelas católicas participan de un campamento de CYO sobre educación ambiental en Camp Hamilton, Monroe (estas fotos son del año pasado en mayo). Con raíces en la enseñanza católica y en la encíclica del Papa Francisco ‘Laudato Si’, el programa invita a los alumnos a la observación científica mediante lecciones sobre temas como calidad de agua, bosques y vida silvestre. Cada lección comienza con una frase del Papa y plantea la pregunta: “Como católicos, ¿cómo se supone que debemos responder a esto?, manifestó Terri Schell, directora asistente para los campamentos CYO. La misión del programa, expresó, es “guiar a cada alumno a reconocer y responder al llamado de la Iglesia Católica de ser guardianes de la creación de Dios”.  

CYO Camp Environmental EducationLos alumnos deben responder a la pregunta de cómo su fe católica les llama a cuidar la creación y a los demás. Photo: Stephen Brashear

 

CYO Camp Environmental EducationLuego de un paseo nocturno, los alumnos cantan canciones, escuchan cuentos y participan de la oración de la noche alrededor de la fogata. Photo: Stephen Brashear

 

CYO Camp Environmental EducationLos campistas cultivan, arrancan malezas, cosechan, degustan y aprenden acerca de prácticas sustentables en el jardín. Photo: Stephen Brashear

Read the English version of this story.

Noroeste Católico – Abril 2020

Ante la cruz de los demás

Jesús ha sido brutalmente flagelado. De milagro sobrevivió los inclementes azotes. Avanza rumbo al Gólgota con un dolor extremo, condenado a morir en el madero de la cruz, del cual carga el travesaño sobre hombros. La distancia hasta el Gólgota es corta, pero cada paso parece el último. Jesús apenas puede.

Jesús, el héroe máximo

Querida Kianna: ¿Cómo puedo profundizar en mi fe en esta temporada de Pascua, y celebrar la resurrección de Nuestro Señor? – Buscando inspiración

Soñar despierto con Dios

A veces me gusta sentarme y soñar despierta con Dios. Puedo estar debajo de un árbol en un parque, mirando las sombras entre las hojas, o en mi oficina, escuchando la lluvia golpear contra mi ventana, o incluso al volante de mi coche en un estacionamiento, rodeada de gente cargando sus vehículos con compras del supermercado.

Subscribe to this RSS feed