Orar sin cesar a través de los Salmos

Cuando San Pablo dice: “orar sin cesar”, pienso para mis adentros, “Es loable y bueno para ti, San Pablo, pero yo no soy más que una persona común y corriente”. Tengo “carpool” y Costco, y un calendario llenísimo. Y, además, a veces estoy demasiado enojada como para orar. Otras veces estoy demasiado sola para orar. Y otras, seamos sinceros, soy demasiado terca como para orar.

Orando cuando Dios calla

La oración es un diálogo con Dios, un “compartir de cerca entre amigos”, dijera Sta. Teresa de Jesús. Abrimos nuestros corazones a Dios y dependemos de su respuesta. Nuestra existencia misma depende de la Palabra de Dios, por la cual “todo fue creado” (Juan 1,3). ¿Qué hacer entonces cuando nuestras peticiones más urgentes no reciben respuesta? ¿Cómo orar cuando Dios calla?

Prayer without ceasing through the Psalms

When St. Paul says to “pray without ceasing,” I think to myself, “That’s all well and good for you, St. Paul, but I am just a regular person.” I have carpool and Costco and an overflowing calendar. Besides, sometimes I am too mad to pray. Some-times I am too lonely to pray. And sometimes, let’s be honest, I am just too stubborn to pray.

Discover the riches of the Bible through lectio divina

Pope Francis recently declared that the Third Sunday in Ordinary Time — January 26 this year — should be celebrated as the Sunday of the Word of God. The pope highlighted the importance of lectio divina, or “divine reading,” an ancient practice of slowly and prayerfully reading the Bible. Here’s a step-by-step guide.

Subscribe to this RSS feed