Cómo tener una sagrada familia

Era un caluroso día de julio hace 32 años cuando mi familia posó por última vez para un retrato formal. Ahí estamos mi madre y sus cinco hijos (mi padre había muerto en 1972), esposos y nietos, de pie o sentados con atención en la sala, con nuestros trajes de domingo, zapatos bien boleados y cabello bien peinado, sonriendo como si no hubiera preocupaciones en el mundo.

Subscribe to this RSS feed