El arzobispo testifica contra mandato de seguro

En su testimonio ante el Comité de Asistencia Médica del Senado el 1º de abril, el Arzobispo J. Peter Sartain declaró que una medida que ordena cobertura de seguro para el aborto para todos los que proporcionan servicios para el cuidado de maternidad “discrimina injustamente contra las iglesias, personas y organizaciones religiosas que por razones religiosas se oponen al aborto”.

Archbishop J. Peter SartainLa Iglesia Católica se opone al aborto, el cual es legal en Washington y financiado por el Estado para los beneficiarios de Medicaid. El Arzobispo Sartain dijo que el mandato de seguro va más allá y presenta una amenaza a la libertad religiosa.

Si la Legislatura aprobara la medida HB 1044, sería la primera ley estatal en su género en los EE.UU.

El arzobispo estuvo acompañado por otros, incluyendo a muchos empleadores que no proveen cobertura de aborto, quienes manifestaron su oposición al mandato.

La medida fue aprobada por la Cámara de Representantes estatal y fue escuchada en el comité del Senado sin votación según la Legislatura cumplía un plazo autoimpuesto.

El texto completo del testimonio del Arzobispo fue el siguiente:

Senador Becker y miembros del comité, mi nombre es Peter Sartain. Soy arzobispo de Seattle. Estoy aquí esta mañana en nombre de los obispos católicos de nuestro estado para pedirles que se opongan al EHB 1044.

No les sorprenderá que nos opongamos al mero intento de esta legislación. La Iglesia Católica apoya la dignidad de las personas y su oposición al aborto es bien conocido y documentado. Profundamente arraigada en nuestra fe católica está la creencia de que  la vida es sagrada desde el momento de la concepción hasta la muerte natural. No podemos equivocarnos acerca de esta creencia.

Romper con el status quo
Por consiguiente, tenemos una preocupación relacionada acerca del mandato EHB 1044. Se ha dicho que este proyecto de ley mantiene el status quo y otorga un derecho de conciencia. Me gustaría aclarar cómo la EHB 1044 rompe el status quo y fracasa en el suministro de exención de conciencia, lo que adversamente afecta a la Iglesia Católica y a nuestros extensos ministerios.

La situación actual es la siguiente: Si bien todos los planes de salud regulados por el estado ofrecen cobertura para el aborto, los empleadores no están obligados a incluir esta cobertura, por lo que es un verdadero status quo mantendría la cobertura de aborto como optativa. Esta ley rompe el status quo, porque ahora requeriría planes regulados por el Estado, que ofrecen cobertura para el cuidado de maternidad, para ofrecer también cobertura de aborto. Por consiguiente, la cobertura para el aborto ya no sería optativa como es ahora, sino sería obligatoria.

También es importante señalar que esta ley discrimina injustamente contra las iglesias, organizaciones religiosas y personas que, por  razones religiosas, se oponen al aborto. Además, es preciso señalar que la supuesta cláusula de protección de conciencia de la medida, en realidad y en absoluto, no ofrece protección alguna.

En lo que respecta a la cláusula de conciencia contenida en la EHB 1044, concedemos que sí afirma en el inciso (8) (a) “Ningún individuo u organización con un precepto religioso o moral opuestos a un determinado servicio puede ser obligados a comprar la cobertura para ese servicio o servicios si se oponen por conciencia o religión”.

Sin embargo, la siguiente sub sección  (8) (b), específica y manifiestamente eviscera la protección de conciencia prevista en la cláusula cuando afirma: “Las disposiciones de los incisos (6) al (9) de esta sección no deberán dar lugar a que un afiliado se le niegue la cobertura y el acceso oportuno a cualquier servicio o  servicios excluidos de su paquete de beneficios como resultado del ejercicio de la clausula de conciencia de su empleador o el ejercicio de otro individuo en (a) de este apartado”.

‘Sin protección funcional'
Por lo tanto, nos quedamos con dos afirmaciones contradictorias: La Iglesia Católica y las demás organizaciones y empresarios particulares se les concede el derecho de ejercer su conciencia y no proveer cobertura de aborto, pero al mismo tiempo a sus empleados no se les puede negar cobertura y acceso a los servicios de aborto. Como consecuencia, el derecho a ejercer la conciencia y los requisitos de esta ley son irreconciliables.

El proyecto de ley intenta resolver este estancamiento, instruyendo al comisionado de seguros establecer por norma un mecanismo para reconocer el ejercicio de conciencia, al tiempo que garantiza a los afiliados el acceso oportuno a los servicios.

Me gustaría señalar que este es el mismo lenguaje previamente aprobado y se encuentra en RCW 48.43.065. En ese caso, el Comisionado de Seguros no podría y no resolvió este dilema. Sólo se reiteró en regla el conflicto inherente del lenguaje contenido en la ley.

Esta falta de precisión y claridad en la EHB 1044, en efecto, coloca a la Iglesia Católica como un empleador en situación de riesgo, ya que no hay protección funcional de la cláusula de conciencia en caso que hay una demanda dirigida contra la iglesia por no cubrir el aborto.

Nosotros los obispos católicos queremos ser muy claros. La Iglesia Católica en el estado de Washington y sus organizaciones afiliadas ni ahora, ni en el futuro ofreceremos cobertura para el aborto en nuestros planes de salud. Hay muchas razones para creer que si esta legislación es aprobada en su forma actual, resultaría en recurso a los tribunales, lo cual sería un proceso prolongado y costoso para todos.

Gracias por su atención. Por favor opónganse a la EHB 1044.

2 de Mayo de 2013

Arzobispo J. Peter Sartain

Envíe sus intenciones de oración a la Lista de Oración del Arzobispo Sartain a la Arquidiócesis de Seattle, 710 Ninth Ave., Seattle, WA 98104.

Website: www.seattlearchdiocese.org