12 propósitos Eucarísticos de Año Nuevo

Es común iniciar cada año nuevo trazándonos 12 propósitos que nos ayuden a ser mejores. Celebrando el Año de la Eucaristía en la Arquidiócesis de Seattle, te propongo estos propósitos para aprovechar este jubileo y acercarte más a Jesús Eucaristía.

1. Prepara tu alma para comulgar confesándote más a menudo. Así podrás gozar de la paz de la Eucaristía.

2. Asiste a Misa con más frecuencia. Sobra decir que debes asistir al menos cada domingo (virtual, de ser necesario). Intenta ir al menos una vez entre semana también.

3. Pon atención en la Presencia Real justo antes de comulgar. No comulgues distraído. Sé consciente de que es Cristo en verdad quien está ahí. Que tu “Amén” al recibir la hostia santa sea una verdadera declaración de fe. Siente cómo entra Jesús en tu interior.

4. Reza al menos 15 minutos tras comulgar. No salgas de la iglesia a las carreras después de terminada la Misa. Jesús está presente sacramentalmente en tu interior unos 15 minutos antes de que la hostia se desintegre. Aprovéchalos rezando en la intimidad y disfrutando ese momento.

5. Visita al Santísimo. Al menos cada dos semanas, asiste a una capilla de adoración o a tu parroquia el día que sea expuesto. Guíate de los 15 minutos en presencia de Jesús Sacramentado y desarrolla la costumbre de estar en presencia del Señor.

6. Haz la Hora Santa al menos una vez al mes. Con el incienso, las campanas y el rito de adoración, descubrirás cuán sublime es la experiencia de adorar al Santísimo de forma solemne.

7. Sé reverente en presencia del Santísimo. Condúcete en silencio y con respeto en la casa del Señor, con el sigilo y cautela con que entra una madre a la habitación de un bebé dormido. Nunca pases ante el sagrario sin hacer una genuflexión — si tu salud no te lo impide — tocando el suelo con tu rodilla derecha.

8. Medita sobre el Discurso del Pan de Vida (Juan 6) y El Camino a Emaús (Lucas 24,13-35). Estos pasajes del Evangelio te ayudarán a recordar que en verdad Cristo está presente en la hostia consagrada.

9. No faltes en Jueves Santo a la Misa Vespertina de la Cena del Señor. Siéntate a su mesa al inicio del Triduo Pascual y participa del memorial de la Última Cena, en que Jesús instituyó la Eucaristía, el sacerdocio y el mandamiento del amor.

10. Haz la procesión eucarística en la solemnidad de Corpus Christi. Será una bella manera de clausurar nuestro Año de la Eucaristía.

11. Haz crecer en tu hogar el amor por la Eucaristía. Invita a todos a cumplir contigo con cada uno de los propósitos de esta lista.

12. Tómate en serio el Año de la Eucaristía. En verdad, no lo des por descontado. Si eres párroco, insiste cada semana a tu comunidad sobre la importancia de este jubileo y sobre el valor de la Eucaristía, fuente y culmen de toda vida cristiana.

Si cumples con estos propósitos, te garantizo que, al clausurarse nuestro Año de la Eucaristía en Corpus Christi, te sentirás profundamente satisfecho y más cerca del Señor.

¡Apasiónate por nuestra fe!

Noroeste Católico - Enero/Febrero 2021

Mauricio I. Pérez, miembro de la Parroquia de Sta. Mónica en Mercer Island, es periodista católico. Su sitio web es www.semillasparalavida.org.

Website: www.semillasparalavida.org