Del Editor - Enero/Febrero 2021

"Sedes Sapientiae," St. James Cathedral, Seattle. Photo: Kevin Birnbaum "Sedes Sapientiae," St. James Cathedral, Seattle. Photo: Kevin Birnbaum

He estado rezando bastante el Avemaría últimamente.

Cuando recibo un pedido de oración, de miembros de la familia, amigos, colegas o incluso de extraños en Twitter, me detengo y ofrezco esa oración a nuestra Santísima Madre.

Ante tanto sufrimiento, esta simple práctica alivia mi sentimiento de impotencia. Yo sé que María presentará fielmente todas nuestras peticiones a su hijo, Jesús, quien es nuestra esperanza.

Y en este momento de división en nuestro país y en nuestra iglesia, volver nuestros ojos frecuentemente hacia María ha sido un poderoso recordatorio de la unidad de todos los bautizados: Somos hermanos y hermanas, miembros de un cuerpo de Cristo.

Como escribió el Papa Francisco, en María encontramos consuelo, libertad y santificación. Y no es difícil.

“María, nuestra Madre, no necesita muchas palabras”, dice el Papa. “Todo lo que necesitamos es un susurro, repetir una y otra vez: ´Dios te salve María…´”.

¿Te animas a rezar conmigo?

Noroeste Católico - Enero/Febrero 2021

 

 

Kevin Birnbaum

Kevin Birnbaum is the editor/associate publisher of Northwest Catholic and a member of Seattle’s Blessed Sacrament Parish. Contact him at [email protected].
__________

Kevin Birnbaum es el editor de la revista Noroeste Católico/Northwest Catholic y miembro de la Parroquia del Sagrado Sacramento en Seattle. Pueden contactarle en: [email protected].